cerrar cerrar

Foco en: Verónica Puga, Directora Ejecutiva de Ingenieros Sin Fronteras Chile

18 de Julio, 2018
Comunicaciones Fundación Colunga

“Creo que Colunga cumple el objetivo de ser un ecosistema que potencia a que las organizaciones de la sociedad civil colaboren y se fortalezcan”

¿Cómo llegaste a la sociedad civil?

Fue un camino largo. Cuando estaba en cuarto medio decidiendo qué estudiar estaba entre varias opciones y un profesor de historia me dijo que tenía que pensar por qué quería estudiar algo y para qué. En ese momento trabajaba en un voluntariado, en un comedor abierto en Valparaíso, y pensé que me gustaría trabajar en temas de pobreza. Entré a estudiar Ingeniería en la Universidad Católica porque te da muchas herramientas para muchas cosas y me servía para trabajar estos temas. Hace dos años, un amigo con el que participé en varios voluntariados me invitó a ser parte de Ingenieros Sin Fronteras Chile.

Vi que podía ser un gran desafío. Me empecé a dar cuenta que las fundaciones también son un partner del Estado para subsanar ciertos derechos que no pueden asegurar por problemas de recursos, por ejemplo. Desde abril de este año estoy en la dirección ejecutiva.

¿En qué están trabajando actualmente?

Ingenieros Sin Frontera Chile busca aprovechar el potencial social que tiene la ingeniería y generar redes de cooperación para hacer proyectos que construyan una sociedad sostenible. Lo que queremos es que exista más ingeniería voluntaria, que sirva a la sociedad y a las comunidades que están en mayor vulnerabilidad. Nosotros hacemos proyectos de ingeniería, pero también apoyamos a agrupaciones que quieren hacerlo, porque nos dimos cuenta de que hay mucha gente relacionada a la ingeniería, que quiere hacer voluntariado, pero no sabe cómo. Queremos ser un conector entre las voluntades y crear un ecosistema que potencia la ingeniería con valor social.

Proyecto Escalera – IEDIEG. Apoyo a la agrupación IEDIEG, que construirá una escalera modular de acero en el campamento Vista al Mar, Valparaíso.

¿Cuál es su mayor desafío para este año?

Nuestro mayor desafío es pasar de esta etapa incipiente a consolidarnos, porque desde junio del 2016 hasta abril del 2018 siempre fuimos voluntarios, no podíamos contratar a nadie. Una empresa de ingeniería y construcción, Bechtel, nos apoyó y nos hicieron una donación para que nos consolidemos y empecemos a ser una fundación. Hoy tenemos 50 socios y nuestro desafío es encontrar una segunda o tercera empresa que nos apoye y ganar algunos fondos concursables. Estamos empezando a generar un servicio de metodologías para trabajar proyectos de ingeniería con comunidades, porque a los ingenieros no nos forman en temas de diagnóstico comunitario, diseño participativo o evaluación de resultados, esas son herramientas de otras carreras. Estamos terminando de armarnos para tener una propuesta sólida para las empresas, seguir teniendo más “socios – persona” y vender estos servicios y capacitaciones a partir de la experiencia que estamos acumulando.

¿Cómo ha sido su experiencia en ColungaHUB?

Estar en ColungaHUB es muy bueno porque son muy importantes las redes. Con la COS y con Fundación Lealtad Chile hemos tenido reuniones y nos han ayudado harto en temas legales y de transparencia a través de capacitaciones.  Es muy rico estar aquí porque no cuesta nada subir las escaleras y hay un evento importante de Pro Bono de certificado de donaciones, o ir a ComunidadMujer y preguntarles cómo están haciendo sus talleres de perspectiva de género. Así como nosotros queremos ser un ecosistema que potencia la ingeniería con valor social, creo que Colunga cumple el objetivo de ser un ecosistema que potencia a que las organizaciones de la sociedad civil colaboren y se fortalezcan.

Últimas noticias