cerrar cerrar

Foco en: Tomás Reyes, Director Ejecutivo de América Solidaria Chile

22 de Agosto, 2018
Comunicaciones Fundación Colunga

“Me parece súper interesante que Colunga aporte a un círculo magnífico de dar y recibir”

Conversamos con Tomás Reyes sobre cómo llegó a América Solidaria, la forma inesperada en que adquirió un compromiso muy potente con la sociedad civil y los propósitos que tiene la organización con los los niños, niñas y adolescentes (NNA) más vulnerables del continente. Además, nos contó las metas que se ha planteado América Solidaria Chile para lo que queda de este año.

¿Cómo llegaste a la sociedad civil?

Tuve mucha suerte de conocer América Solidaria en un instante súper casual. Yo trabajaba en el mundo privado, y dentro de las consultorías que yo hacía nos pidieron un pro bono para América Solidaria, y ahí conocí la organización. Se dio la oportunidad y esto me empujó a las ganas de un cambio de mundo. Este movimiento de la sociedad civil se produjo hace dos años y estoy feliz de haberlo hecho. En ese momento justo había un proceso de búsqueda de Director Ejecutivo, y yo postulé sin ninguna experiencia en el mundo social.
Yo le contaba a mi equipo que conocía la solidaridad en forma teórica, con ejemplos prácticos. Pero vivir la solidaridad día a día en un equipo de trabajo, a mí no me había pasado nunca. Y eso sí es un plus de la sociedad civil que no conocía. Descubrí que puedes ser un equipo de trabajo que se articula bajo la solidaridad, tú no estás compitiendo con quien está sentado al lado tuyo, sino que estás colaborando con él, y creo que Colunga en eso lo hace muy bien.
Colunga, con otros actores sociales, es parte central de lo que hemos hecho en América Solidaria en estos 15 años de la organización y asumo la necesidad de seguir empujando.

¿Qué significa para ustedes participar en Colunga HUB?

Para América Solidaria estar en Colunga creo que ha sido un gran regalo. La organización llegó cuando esto estaba iniciándose con la idea de un HUB.
Me parece súper interesante que Colunga aporte a un círculo magnífico de dar y recibir. A veces cuando tú estás metido en el levantamiento, financiamiento y todas esas cosas, se olvida que somos parte de HUB, por lo que tenemos que estar atentos y disponibles. Además, tenemos un lugar que está en un alto estándar estructural, este edificio es un lujo en sus instalaciones y en cómo la Fundación Colunga se encarga de que este sea un lugar perfecto. No es ni más ni menos importante que la calidad de gente que hay aquí, pero creo que también es muy relevante paralelamente a que la sociedad civil crezca en Chile, el alto estándar que nos provee Colunga con su infraestructura, nos impulsa y desafía a eso. Si estoy en un lugar así de impecable, tenemos que ser todos impecables.

Foto: América Solidaria

¿Cuáles son sus objetivos y desafíos como organización?

América Solidaria tiene tres objetivos clave este año, ser sostenibles (siempre estamos buscando fondos). Ese es un objetivo constante, que me gustaría que ya no estuviera. Si bien, América Solidaria tiene un buen pasar, los equipos anteriores le han permitido a la organización estar en el lugar que está.

El otro eje central este año es la mayor transparencia en lo que hacemos, en lo que gastamos, en cómo nos organizamos, a dónde estamos llegando. Mientras más claro eres mostrando en qué te gastas la cantidad de dinero que te donan, mucha más gente va a querer trabajar con nosotros. Tenemos una base de casi 68.500 socios y eso es justamente porque trabajamos en ser muy transparentes. La responsabilidad es cómo mantenerlos y que sigan confiando en ti. La información de la organización está disponible tanto interna como externamente.
El tercer punto clave es cómo llegamos y alcanzamos a más NNA en el continente, a través de nuestros programas. Ese es un gran desafío. Nosotros tenemos en el eje de la organización nuestros profesionales voluntarios que trabajan de la mano de un socio territorial en un proyecto puntual dentro del continente. Ponemos un voluntario que sea un experto en temas de discapacidad, migración, educación. Llevamos muchachos profesionales a trabajar allá. Cómo podemos poner más voluntarios en terreno es otra de las grandes tareas. Por otra parte, el fin de llegar a más niños nos obligó a cambiar la estructura interna de nuestra organización, desarmamos el organigrama actual y armamos uno nuevo, con la misma cantidad de jugadores, el mismo presupuesto y estamos llegando al doble de niños.

Foto: América Solidaria

¿Qué más está haciendo América Solidaria, además de los objetivos propuestos?

Actualmente América Solidaria tiene un gran norte que es trabajar por los NNA más vulnerados del continente, específicamente en cinco líneas temáticas que nosotros le llamamos nuestras causas: educación, derechos de infancia, migración, nutrición, discapacidad e inclusión. Para eso, lo que estamos haciendo con mayor ahínco es generando alianzas con distintos actores. En Chile, Colombia, Perú, Argentina, Uruguay, trabajamos con organismos de Estado y otros sectores sociales.
Otra de las preocupaciones de América Solidaria es el cómo colaboramos hoy desde Chile en el proceso de paz colombiano. Tenemos la visión que el proceso social más relevante del continente es la construcción de paz en Colombia, y cómo la sociedad civil chilena puede aportar en eso. El año pasado tuvimos un primer acercamiento en esta temática y estamos convencidos que es una de las transformaciones de reconstrucción de paz más relevantes a nivel Americano.

Últimas noticias