cerrar cerrar

Foco en: Eduardo Guzmán, Director Ejecutivo de Fundación Ciencia Joven

18 de Mayo, 2018
Comunicaciones Fundación Colunga

“Colunga nos potencia mucho. Es un espacio con un montón de oportunidades que hay que ir aprovechándolas lo máximo posible”

¿Cómo llegaste a la sociedad civil?

Empecé en Ciencia Joven como voluntario, haciéndome cargo de un programa de esta fundación que recién estaba naciendo. Trabajé tres años como voluntario y luego pasé al equipo full time. Siempre he estado comprometido con el trabajo con jóvenes, porque estuve en la pastoral del colegio desde 1° medio a hasta 3° año de universidad. Era un grupo que desarrollaba comunidades católicas entre jóvenes, donde trabajamos con niños en situación de alta vulnerabilidad en Valparaíso. Hacíamos actividades de entretención y de formación, y ahí me formé en el trabajo con jóvenes. Aunque no estudié algo relacionado al ámbito social, siempre tuve interés. La fundación, al pasar los años, se ha vuelto mucho más social a lo que era en un principio. Los dos fundadores quisieron hacerse cargo de las deficiencias que vieron en los trabajos de ciencia escolar, tanto desde el ámbito de los profesores, como de los estudiantes.

¿En qué está trabajando Ciencia Joven actualmente?

Estamos con dos programas muy potentes, uno es el campamento Bayer Kimlu, que lo hacemos anualmente con 40 jóvenes argentinos, chilenos y uruguayos, durante 10 días. Los últimos dos años lo hemos hecho en la reserva Huilo-Huilo, cerca de Panguipulli, y llevamos en total 7 campamentos. Este proyecto lo hacemos con Bayer, es un trabajo en conjunto, no es un auspicio solamente, ellos trabajan con nosotros en el programa y los lineamientos generales, y están allá también presentes, lo que enriquece mucho más el campamento. Nuestro objetivo es que los jóvenes vuelvan empoderados a sus contextos, cuenten con un pensamiento crítico, y con las habilidades científicas para ser lo que quieran ser.

Por otro lado, tenemos la Academia Científica, donde estamos en 30 colegios en Chile, en la Región Metropolitana y la Región de Valparaíso, y 15 en Buenos Aires, Argentina. Cada colegio tiene una academia liderada por un profesor, con un número variado de estudiantes, que va de los 10 a los 25, y además tienen un tutor, que es un profesional de Ciencia Joven, que nosotros enviamos para que trabaje junto al profesor y los chicos y chicas, siempre tratando de empoderar a los profesores en su rol como líder de la academia. En la academia los estudiantes desarrollan competencias en ciencia y en liderazgo, y desarrollan al menos una investigación científica durante todo el año. Al final del año lo presentan en una feria. Hacemos una feria por país para juntar a todos los chicos y chicas, y que formen redes.

Uno de los campamentos Bayer Kimlu de Ciencia Joven.

¿Cuál es su desafío 2018 más importante?

Tenemos dos principales, el primero es consolidar la oficina en Argentina, ya que en marzo de este año empezamos con la Academia Científica allá. Ha sido un proceso muy intenso porque hay otra realidad, tanto burocrática como administrativa. Una persona Ciencia Joven se fue a Argentina a formar equipo, a ver toda la parte contable, y de los 15 colegios ya son 9 los que están partiendo. Por otro lado, el financiamiento siempre va a ser un desafío.

¿Cómo ha sido su experiencia en ColungaHUB?

Estamos acá desde el año 2016. Al principio estábamos con dos puestos en el cowork del segundo piso y ahora estamos en una oficina con las cinco personas que conforman el equipo. Es un espacio tremendo, y no solo por la infraestructura, que es genial, sino que por la comunidad que se crea, el estar en contacto con otras organizaciones. Ya no están acá, pero con Movimiento Aula generamos lazos súper importantes, de hecho, participan ahora en nuestras jornadas con profesores, haciendo sus actividades. Entonces ha sido súper entretenido. Sentimos que Colunga nos potencia mucho. Es un espacio con un montón de oportunidades que hay que ir aprovechándolas lo máximo posible.

 

Últimas noticias