cerrar cerrar

Foco en: Ángeles Castro, Directora Ejecutiva de Infancia Primero

20 de Abril, 2018
Comunicaciones Fundación Colunga

“No podemos pretender ser un país mejor si no nos hacemos cargo de nuestra infancia”

Conversamos con la Directora Ejecutiva de Infancia Primero sobre la situación de la niñez y adolescencia en Chile, y los orígenes de su vocación social.

¿Cómo llegaste al mundo de la sociedad civil?

Tengo una larga historia. Creo que la primera actividad de acción social que hice en el colegio fue cuando estaba en quinto básico y luego entré en la CVX (Comunidades de Vida Cristiana), donde comencé mis voluntariados desde segundo medio.  Desde ahí nunca más paré.

Cuando entré a la vida laboral como Educadora de Párvulos, trabajé en un jardín privado. Después me fui a un colegio en Puente Alto y como algo del destino, como un regalo maravilloso, se me presentó la oportunidad de ir a trabajar al Juguemos con Nuestros Hijos en La Pintana, que era un lugar que ya conocía desde el tiempo en que hice voluntariado. Fue como un sueño porque siempre quise trabajar con niños en infancia temprana pero también con las familias y poder hacer una intervención que tuviera más sentido, porque en la educación formal es difícil trabajar con las familias. Llegué a este mundo pero creo que lo busqué.

¿Qué significa para ti estar en ColungaHUB?

Nosotros llegamos acá antes de que existiera ColungaHUB propiamente tal, llegamos el año 2014 cuando tuvimos una alianza con Colunga y cuando estaba el HUB en el horno, en proceso de gestación. Nosotros empezamos a trabajar el año 2006 en nuestros programas en terreno, pero formamos la fundación el 2014.

Creo que estar acá en ColungaHUB es de una riqueza increíble para las organizaciones, desde el punto de vista de la colaboración, de poder contar con un otro. Tenemos un grupo con los directores de las fundaciones y siempre que hay un logro lo comparten y todos nos alegramos. Eso te hace sentir que somos parte de algo más, que estamos todos construyendo y remando para el mismo lado.

¿Cuáles son los desafíos que tenemos como sociedad en materia de infancia?

En términos globales hay una urgencia de comprometerse realmente con los derechos del niño, que deje de ser una declaración. En Chile nosotros adherimos en los años 90 y estamos hoy y sigue sin pasar nada concreto. La situación de la infancia es grave, ha figurado por los escándalos de Sename, pero la lucha tiene que ver con garantizar estos derechos, no podemos pretender un país mejor si no nos hacemos cargo de nuestra infancia.

Hoy tenemos un gran número de niños dañados, y no me refiero tan solo a aquellos que están institucionalizados, hay muchos niños solos, con padres con largas jornadas de trabajo, por lo tanto hay muy pocas instancias para relacionarse. Creo que las políticas públicas debieran avanzar en la protección de la infancia y de la familia, de manera que podamos soñar con generar cambios.

Por lo general la infancia surge por una respuesta a la urgencia, pero siempre centrada en los niños que están institucionalizados, que efectivamente son los que están más dañados, más expuestos, pero son un porcentaje de la cantidad de niños que hay en Chile. Hay una montaña de evidencia acumulada con las acciones más eficientes y qué es lo que hay que hacer, pero de repente la norma que viene dictada desde el gobierno central no permite que los equipos tomen decisiones, siendo que Chile tiene realidades tan distintas. Por ejemplo, lo que puede hacer un equipo en Arica, en Putre o en Puerto Williams es imposible que sea igual. Por otro lado, se ha visto que el área de promoción y protección de la familia es a todas luces la mayor inversión costo efectiva, que tiene mayor impacto, entonces creo que las decisiones no pasan por saber qué es lo que hay que hacer, el punto es que hay que invertir.

¿Qué proyectos tiene ahora Infancia Primero?

Hoy seguimos trabajando en nuestros programas, el Juguemos con Nuestros Hijos que funciona en La Pintana y Puente Alto y ha seguido teniendo una intervención exitosa, estamos profundizando en las visitas domiciliarias, y nuestra idea es seguir replicando el programa Crecer Jugando. Ya terminó el piloto que hicimos en nuestra alianza con Colunga, pero las municipalidades de Colina y El Bosque decidieron mantener el programa, lo que para nosotros fue súper relevante. Ahora partimos en Renca y nuestra idea es seguir en otras comunas.

También vamos a hacer un proyecto con la Protectora de la Infancia donde vamos a desarrollar el trabajo con las educadoras de trato directo en términos de cómo se vinculan y se relacionan con los niños, y cómo se realizan las visitas de la familia de los niños que están institucionalizados. Además, estamos barajando la posibilidad de realizar un trabajo en sectores rurales. Estamos muy motivadas y con nuestro corazón puesto en las intervenciones.

Últimas noticias