cerrar cerrar

Foco en: Alejandra Sepúlveda, Directora Ejecutiva de ComunidadMujer

1 de Agosto, 2018
Comunicaciones Fundación Colunga

“Colunga ha construido un polo de trabajo de la sociedad civil muy potente”

Conversamos con Alejandra Sepúlveda sobre los caminos que la llevaron a la sociedad civil a partir del periodismo. Ahondamos en el movimiento feminista actual, el conservadurismo que caracteriza a Chile, las sorpresas que tiene ComunidadMujer para este 2018 y sus reflexiones en torno al proyecto ColungaHUB.

¿Cómo llegaste a la sociedad civil?

Hoy día, cuando miro el puzzle de mi vida personal y laboral, me hace mucho sentido el haber terminado trabajando, ya desde hace 10 años, en la sociedad civil. Por lo que hacía cuando chica, el colegio donde estudié, la profesión que elegí. Mi elección de carrera siempre tuvo que ver con buscar en el periodismo un rol social vinculado a la investigación, a la denuncia, a la búsqueda de información de calidad para la formación de la opinión pública; esa era mi motivación. Después tuve la suerte de vivir fuera de Chile y trabajar como corresponsal de El Mercurio, en uno de los casos más importantes que ha tenido Chile en su historia, que fue el caso Pinochet. Eso me conectó con la dimensión de los Derechos Humanos, de la defensa de los derechos de las personas, en esta situación tan terrible que vivió Chile. De alguna manera, eso me fue confirmando un ideal de lo que me gustaba y movilizaba para poder ejercer mi profesión, y que tenía que ver con utilizar las competencias propias, pero también del periodismo, para lograr transformar la realidad.

Su trabajo en Comunidad Mujer

Cuando volví a Chile busqué tener un trabajo con sentido, algo que me diera esa satisfacción. Al principio combiné el trabajo en los medios con el trabajo académico. Supe que en ComunidadMujer estaban buscando a una Directora de Comunicaciones, yo era editora de una revista de La Tercera en ese entonces y decidí postular porque conocía el trabajo de la organización. Fue amor a primera vista. Algo que me motivó y me sigue motivando mucho, es el trabajo de incidencia, que de nuevo me conecta con esta vocación de cómo uno puede utilizar sus conocimientos, su red y sus competencias para influir en mejorar las injusticias y toda la vulnerabilidad social desde distintos ámbitos. Por supuesto que, en mi caso, el tema de la igualdad de género es súper relevante, es algo que me moviliza en lo profesional y en lo personal. He aprendido un montón, ya llevo 8 años como Directora Ejecutiva de ComunidadMujer y ha sido un paso súper relevante porque es una organización que te permite partir desde una plataforma sólida donde participa la sociedad civil, el Estado, las empresas, e ir generando conversaciones y diálogos que son importantes. Tengo la certeza de que ComunidadMujer ha influido en muchas políticas públicas y en los avances que se han logrado en Chile en materia de género.

¿Cómo ves el movimiento feminista actual?

Hoy estamos en un momento histórico muy importante, donde corremos el riesgo de perder esta conciencia que se ha despertado sobre las desigualdades de género, que es algo que han impulsado las estudiantes en Chile. Desde el mundo más adulto, tenemos que ser súper responsables en saber conducir esto en los distintos ámbitos, en la transformación cultural, en las políticas públicas, en las conversaciones más privadas, en los cambios que hay que hacer en la calidad de la educación en Chile. Y es una oportunidad, eso es lo que hay que entender. No es que las estudiantes nos hayan puesto en jaque de forma gratuita, todo lo contrario, nos están dando la oportunidad de mejorar una sociedad que hoy en día no da respuesta a muchos problemas sociales y sobre todo a las mujeres que enfrentan una gran desigualdad.

¿Qué le dirías a las personas que critican el movimiento feminista?

Es tal el nivel de conservadurismo que hay en la sociedad chilena, que todo aquello que plantea un desafío de cambio de cultura, de avanzar en mayor igualdad en los roles, genera inmediatamente un movimiento de oposición. Hoy en día necesitamos transitar hacia una comprensión mayor del enfoque de derechos. Las mujeres tenemos derecho de tener las mismas oportunidades que los hombres. Esas personas que critican lo que está ocurriendo hoy, es porque no tienen una comprensión informada de lo que esto supone y lo bien que le hace a nuestro país. Uno lo ve sobre todo expresado en el futuro de las nuevas generaciones. Mis hijos son hoy día adolescentes que tienen una comprensión muy amplia de lo que significa el respeto por el otro, lo que significa ser discriminado o no, sobre las barreras que enfrentan las mujeres, porque lo ven en sus pares, ven el acoso sexual y ven cómo aquí no estamos inventando nada, es lo que pasa. Que esos hombres, que son de las nuevas generaciones, tengan esa amplitud de comprensión, significa que vamos a tener mejores familias, mejor convivencia, mejores espacios de relaciones laborales. Sin duda, es bueno para todos.

¿En qué están trabajando actualmente en ComunidadMujer?

Hicimos un ejercicio de planificación estratégica a fines del año pasado y fue super positivo porque logramos articular cuál iba a ser el propósito de nuestra organización por los próximos 5 años, y que es el lograr que las niñas nazcan y se desarrollen en un país con iguales derechos y oportunidades. Ese es nuestro propósito y por eso trabajamos diariamente desde 3 ámbitos estratégicos: seguir problematizando la desigualdad de género, mostrando cuáles son las brechas existentes y que aún perduran, pero también haciendo incidencia en la política pública y en el mundo privado, además de mantener un trabajo directo con las mujeres.

Campaña #LasNiñasPueden.

¿Cuáles son sus desafíos?

Vamos a lanzar nuestro segundo Informe GET (Género, Educación y Trabajo) a fines de septiembre. Construimos una película e hicimos un análisis longitudinal de las brechas de género. Comparamos generaciones de las abuelas, las hijas y las nietas, y también de los abuelos, los hijos y los nietos. Las trayectorias de vida de hombres y mujeres. Esto va a estar súper interesante. Hemos sido de las organizaciones que ha contribuido al análisis, en el sentido de conectar la vida de las mujeres y no solamente hablar de una etapa en particular. El GET a nosotros nos permite aportar a las discusiones de políticas públicas. Hoy día estoy participando de una comisión del Ministerio de Educación por la equidad de género, que debiera tomar carta y tener propuestas bien concretas para poder enfrentar las problemáticas de la educación no sexista. También estamos con la Iniciativa Paridad de Género (IPG) que es esta plataforma público-privada en que participa el Estado, la empresa y la sociedad civil. Nosotros lideramos la IPG como Secretaría Ejecutiva y ese es un trabajo bien grande porque estamos buscando potenciar esas políticas públicas para cerrar esas brechas económicas de género, pero también trabajamos con las empresas adheridas, que son 120. Ahora estamos asesorando y llevando el modelo a otros países de Latinoamérica.

Creo que nuestro principal desafío es contribuir a consolidar las transformaciones culturales, sociales y las políticas públicas que hoy necesitamos para afianzar la igualdad de derechos y oportunidades de las mujeres en Chile.

¿Cómo ha sido su experiencia en ColungaHUB?

Nosotras fuimos las primeras habitantes de la sociedad civil de este edificio. Estamos hace 8 años. Ha sido súper bonito porque hemos sido testigos privilegiadas, con ComunidadMujer, de cómo un sueño se concreta bien, de una forma inspiradora, convocante, profesional, que está bien articulada y con una oferta de valor que es muy distintiva. Uno de los grandes problemas que tienen las ONG’s y las organizaciones de la sociedad civil, es precisamente la falta de apoyo para poder financiar toda su estructura, sus recursos humanos, el hecho de tener un lugar, una oficina, espacios comunes para poder trabajar, poder conectarse. Hoy día las organizaciones se financian con fondos concursables y uno va y postula a un proyecto y a otro, pero esto que es el costo fijo es algo que normalmente nadie te ayuda. Uno de los grandes atributos del HUB de la Fundación Colunga, es que ha brindado apoyo y la oportunidad de fortalecer a organizaciones de la sociedad civil que, si no estuvieran aquí, les sería mucho más difícil cumplir su misión. Aquí hay una comunidad que se ha creado, que es valiosa en sí, por ser una comunidad en que todos estamos compartiendo ciertos valores y buscando mejorar nuestra sociedad, trabajando en educación, en pobreza, en temas de género. Pero también está la red y que uno aquí tiene una casa donde estar, donde operar sin tener que estar en esa precariedad que caracteriza a las ONG’s que están naciendo. Colunga ha construido un polo de trabajo de la sociedad civil súper potente. Juntos somos más que solos y juntos podemos hacer mucha más incidencia. Probablemente deberíamos hacer más ruido de lo que estamos haciendo, pero eso se va a ir generando.

¿Y ese es un desafío de la Fundación Colunga?

Es un desafío de todos, pero Colunga podría ser un gran articulador en algunos temas y crear una voz unificada.

Últimas noticias