cerrar cerrar

Entrevista con José Andrés Murillo “Colunga te exige y te desafía a que la innovación no quede solamente en la propuesta, sino también en el desarrollo del proyecto”

25 de Mayo, 2018
Comunicaciones Fundación Colunga

Conversamos con José Andrés Murillo, Director Ejecutivo de Fundación Para la Confianza, quien nos entregó luces de su trabajo en la organización social, y nos contó cómo ha sido el desarrollo del Observatorio para la Confianza, proyecto ganador del Fondo de Fortalecimiento Colunga. 

¿Qué hace Fundación Para la Confianza?

Nos dedicamos, hace ocho años, a trabajar contra el abuso sexual infantil en nuestro país. Trabajamos creando herramientas para la prevención y en el acompañamiento a víctimas. Atendemos aproximadamente a 500 personas al año, que hayan sido víctimas directas o indirectas, familiares, padres, madres y parejas de personas que durante su infancia fueron víctimas de abuso sexual. Esto significa para nosotros contactar a las redes, derivar, y en algunos casos incluso nos hacemos cargo de la representación jurídica, para poder defender a las personas que han sido víctimas.
En relación a las herramientas para la prevención trabajamos con colegios, comunidades educativas y municipalidades, para poder validar los protocolos y los sistemas de prevención de abuso sexual infantil. Trabajamos con 10 colegios, jardines infantiles y municipalidades, potenciando a las comunidades educativas, es decir, a los padres, a los profesores, a los vecinos, y a los mismos niños y niñas, en el fortalecimiento de los vínculos y la creación de contextos protectores. Nuestra manera de prevenir el abuso se basa en un concepto, que hemos ido construyendo y desarrollando incluso teóricamente, que es la confianza lúcida. Lo que queremos es utilizar la confianza como un factor de protección, no de riesgo, pero para que sea un factor protector necesita ser una confianza lúcida, despierta, respetuosa y ética, donde haya factores concretos de trabajo de fortalecimiento en las comunidades. Y eso requiere un trabajo incluso filosófico, social, relacional y práctico, para que las personas puedan contar con vínculos que sean de protección y no de riesgo.

¿Cómo nace su relación con Fundación Colunga?

Nosotros contamos con la Fundación Colunga como una fundación aliada, más allá de los recursos y los fondos concursables, como una fundación que está pensando desde la innovación social. El hecho de que nos reconozcan la innovación en la atención, en el trabajo en la sociedad civil pensante, es un valor enorme.
Decidimos postular con uno de los temas que nos ha dado problemas teóricos, éticos y prácticos: Cómo hacemos que el país se haga cargo realmente de la protección especial de los derechos de los niños que están bajo el cuidado del Estado, sobre todo Sename.
Hace un tiempo se destapó la crisis que había en Chile con la desprotección de los niños en el Sename, y la indignación social comenzó a mover las placas tectónicas, pero alguien tenía que hacerse cargo, no solamente con la indignación, no solamente con la marcha o la protesta, sino también con cambios, con transformaciones que incluyeran cambios políticos. Al final, a los niños y niñas que están bajo la protección del Estado no les sirve que nosotros salgamos a protestar si eso no se traduce en cambios reales. Entonces, para eso, nosotros decidimos crear el Observatorio para la Confianza. Un observatorio autónomo, financiado desde la sociedad civil, sin ningún peso del Estado, que busca sistematizar el control social del Estado, desde la sociedad civil, que genere herramientas y medidas de control y vínculo. La sociedad civil puede fiscalizar y generar vínculos con los niños, niñas y los adolescentes que están bajo la protección del Estado, y de esa manera ir subiendo los estándares de los contextos protectores, donde los niños puedan ejercer de mejor manera sus derechos, porque el Estado, que es garante, se ve observado por la sociedad civil y esta le exige al Estado ser un garante constante de los derechos de los niños. Ese es el método del Observatorio para la Confianza, que hoy día está alojado en la Fundación Para la Confianza.

¿A qué se dedica el Observatorio para la Confianza?

Queremos crear este control social desde la ciudadanía, pero también desde una especie de cuestionamiento. Queremos cuestionar al Estado en su manera de desproteger a los niños, niñas y adolescentes que están bajo su protección. Cuando nosotros leemos todos los diagnósticos que existen, sobre lo que sucede en las residencias y en Sename en general, lo que nos surgió es hacer una pregunta, tenemos muchas preguntas y las preguntas hay que explicitarlas. No siempre las preguntas tienen respuestas, porque a veces las respuestas cierran el cuestionamiento real, y aquí lo que nosotros queremos es preguntarle al Estado cómo se hace cargo de los niños bajo su protección, y que la respuesta sea una acción, no solamente una teoría. Cuando el Estado responde con acciones, va transformando un contexto que ha sido, durante mucho tiempo, ya desprotector, en algo protector.  Queremos pasar de un contexto que ha vulnerado los derechos de los niños, donde incluso han muerto o han sido víctimas de apremios ilegítimos o tortura, a un contexto que pueda protegerlos, ser garante de los niños que fueron, en algún momento, desprotegidos o abandonados, y que puedan restablecer sus derechos, no solamente como algo teórico, sino que en sus vínculos con el mundo; que el mundo se les presente como un lugar habitable y no solamente como un lugar desprotector y vulnerador.

¿Le recomendarías a otras organizaciones postular al Fondo de Fortalecimiento de Colunga?

Más allá de ser una fuente de recursos disponibles, que te pueden ayudar a desarrollar un proyecto, son aliados, no son solamente “financistas”. Son aliados de un proyecto en el que te van a ir acompañando, en el que el proceso de innovación es constante. Colunga te exige y te desafía a que la innovación no quede solamente en la propuesta, sino también en el desarrollo del proyecto. Eso para nosotros ha sido importante, porque se juntó esta necesidad de crear un nuevo sistema de control social y vínculos, entre la sociedad civil y el Estado cuando desprotege los derechos de los niños, con un fondo que te exige y te desafía a que ese control sea innovador constantemente. Eso es muy potente. En cada una de las fallas del Estado, de lo social, de lo político, donde entran las organizaciones de la sociedad civil a generar alguna propuesta de solución a estas fallas, la innovación es fundamental. No nos podemos quedar con respuestas de hace 10, 15, 50 o 100 años, a preguntas que son nuevas. Por eso para nosotros el tema de hacer preguntas es una metodología, no solamente teórica, sino de acción.

AVISO: El Fondo de Fortalecimiento de Colunga abrirá sus postulaciones a finales del mes de junio. Te invitamos a estar atento/a a la convocatoria.

Lanzamiento Observatorio para la Confianza

Últimas noticias